¿La piel del embutido se come?

¿La piel del embutido se come?

14 Sep 2021 - Publicado en Blog, General

Existen infinidad de formas de catalogar y separar a las personas: Madrid o Barcelona, playa o montaña, dulce o salado, etc. Sin embargo, hay algo que realmente divide a la población, la pregunta por excelencia: el embutido… ¿con piel o sin piel? En este post trataremos de responder a esta pregunta y aclarar, de una vez por todas, las dudas respecto a la piel que recubre los embutidos que tanto nos gustan.

Según el Código Alimentario Español, los embutidos son aquellos derivados, preparados a partir de las carnes autorizadas, picadas o no, sometidas o no a procesos de curación, adicionadas o no de despojos comestibles y grasas de cerdo, productos vegetales, condimentos y especias, e introducidos en tripas naturales o artificiales. Nos centraremos a partir de ahora en esta última diferenciación: tripas naturales o artificiales.

¿Se puede comer la piel que recubre los embutidos?

La respuesta a esta pregunta depende enormemente del producto que se vaya a consumir. Si vamos a consumir un embutido preparado tradicionalmente y cumpliendo con los estándares de calidad, no existe ningún problema por comer la piel que lo recubre, ya que contiene además un considerable valor nutricional. Sin embargo, los embutidos pueden no ser de primera calidad. En este caso, se suele sustituir la tripa de cerdo por un sucedáneo sintético hecho a base de celulosa, colágeno y algún que otro tipo de material autorizado. En este caso, es recomendable quitar la piel del embutido, ya que, a pesar de ser comestible, no es demasiado fácil de digerir para nuestro cuerpo.

El problema reside en que no existe una normativa que obligue a especificar si la piel es natural o sintética en la etiqueta del embutido. Por lo tanto, si crees que has comprado un embutido de calidad de una marca de confianza, puedes comerlo con piel sin problema, pero nadie te avisará de que la piel que comes es sintética cuando lo compres de cualquier otro lugar.

Otra de las preguntas que nos solemos plantear sobre el embutido es: ¿qué es el moho blanco que recubre la piel del embutido? ¿Es bueno comerlo? Esta cobertura blanquecina se trata de un moho producido por las bacterias penicillium nalgiovense. La respuesta sobre su comestibilidad es que no hay problema por ingerir dicho moho, ya que su función es la de proteger la carne evitando el desarrollo de otras bacterias perjudiciales, protegiendo así el embutido y evitando que se estropee.

En conclusión, la piel del embutido es algo que sigue generando controversia y que siempre la generará. Si el embutido que compramos es de primera calidad, la piel que lo recubre será natural y no habrá problemas por comerla. Sin embargo, si el producto no es de primera y la piel es sintética, es recomendable evitar su ingesta a pesar de ser comestible.

En Ibedul contamos con embutidos de primera calidad elaborados mediante procedimientos tradicionales y fabricados con las mejores carnes de la dehesa de los Pedroches. Confiar en nosotros es una apuesta segura, visita nuestra tienda online y échale un vistazo a nuestros productos.

50 Años de Tradición Ibérica